martes, julio 31, 2007

Mi frase

Nuestras vidas son como hilos que, caprichosamente, se van entrelazando aquí y allá, en un determinado momento, y que forman la textura de una tela que llamamos mundo. Rafael Hernampérez

Zeus, Prometeo, Atenea y Momo

Interesante fábula de Esopo que ilustra sobre un problema muy cotidiano.


Zeus hizo un toro, Prometeo un hombre, Atenea una casa, y llamaron a Momo como juez.

Momo, celoso de sus obras, empezó a decir que Zeus había cometido un error al no colocar los ojos del toro en los cuernos, a fin de que pudiera ver dónde hería, y Prometeo otro al no suspender el corazón del hombre fuera de su pecho para que la maldad no estuviera escondida y todos pudieran ver lo que hay en el espíritu. En cuanto a Atenea, que debía haber colocado su casa sobre ruedas, con objeto de que si un malvado se instalaba en la vecindad, sus moradores pudieran trasladarse fácilmente.

Zeus, indignado por su envidia, arrojó a Momo del Olimpo.

Moraleja: Cualquier obra que se haga, por más perfecta que parezca, siempre alguien encontrará alguna razón para criticarla. Así que nunca nos desanimemos por lo que juzguen de nuestras obras; nunca faltará quien le encuentre defectos.

Mi frase

Durante esta corta vida de apenas un día, mi único propósito es aprender con el interés y la fascinación de un niño, de soñar e imaginar como un artista, de entregarme a la pasión del trabajo como un profesional, y de ver el resto de los problemas como simples molestias que no durarán más que este preciso día. Rafael Hernampérez

La frase del día

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

Jaime Gil de Biedma

La frase del día

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano. Victor Hugo

lunes, julio 30, 2007

La frase del día

Nunca digas nunca. J. K. Rowling

Mi frase

En esa breve estancia por este maravilloso mundo, tengo el tiempo suficiente para maravillarme de los milagros que existen, y para maravillarme aún más por los milagros que puedo realizar. Rafael Hernampérez

Zeus y los robles

Otra fábula de Esopo, con un profundo mensaje.

Quejábanse los robles a Zeus en estos términos:

-En vano vemos la luz, pues estamos expuestos, más que todos los demás árboles, a los golpes brutales del hacha.

-Vosotros mismos sois los autores de vuestra desgracia respondió Zeus-; si no dierais la madera para fabricar los mangos, las vigas y los arados, el hacha os respetaría.

Moraleja: Antes de culpar a otros de nuestros males, veamos antes si no los causamos nosotros mismos.

La frase del día

Todas las personas nacen como original; la mayoría mueren como copia. Anónimo

La frase del día

Nuestra mente, por sí misma, puede hacer del infierno un cielo y del cielo un infierno. J. Milton

La frase del día

Los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán; los que de veras hacen algo no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen. Johann Wolfgang Goethe

viernes, julio 27, 2007

Steve Jobs: Tres historias

En esta ocasión os deleitaré con un discurso que dió Steve Jobs, el presidente y fundador de Apple y Pixar (sí, el de los ordenadores Macintosh, y el iPod), en la Universidad de Stanford, en la que nos enseña muchas cosas, a través de tres historias personales. A mí, particularmente, me han encantado. Espero que os guste también a vosotros.



Gracias
Tengo el honor de estar hoy aquí con vosotros en vuestro comienzo en una de las mejores universidades del mundo. La verdad sea dicha, yo nunca me gradué.
A decir verdad, esto es lo más cerca que jamás he estado de una graduación universitaria.
Hoy os quiero contar tres historias de mi vida. Nada especial. Sólo tres historias.

La primera historia versa sobre "conectar los puntos".
Dejé la Universidad de Reed tras los seis primeros meses, pero después seguí vagando por allí otros 18 meses, más o menos, antes de dejarlo del todo. Entonces, ¿por qué lo dejé?
Comenzó antes de que yo naciera.
Mi madre biológica era una estudiante joven y soltera, y decidió darme en adopción. Ella tenía muy claro que quienes me adoptaran tendrían que ser titulados universitarios, de modo que todo se preparó para que fuese adoptado al nacer por un abogado y su mujer.
Solo que cuando yo nací decidieron en el último momento que lo que de verdad querían era una niña.
Así que mis padres, que estaban en lista de espera, recibieron una llamada a medianoche preguntando:
“Tenemos un niño no esperado; ¿lo queréis?”
“Por supuesto”, dijeron ellos.
Mi madre biológica se enteró de que mi madre no tenía titulación universitaria, y que mi padre ni siquiera había terminado el bachillerato, así que se negó a firmar los documentos de adopción. Sólo cedió, meses más tarde, cuando mis padres prometieron que algún día yo iría a la universidad.
Y 17 años más tarde fui a la universidad. Pero de forma descuidada elegí una universidad que era casi tan cara como Stanford, y todos los ahorros de mis padres, de clase trabajadora, los estaba gastando en mi matrícula.
Después de seis meses, no le veía propósito alguno. No tenía idea de qué quería hacer con mi vida, y menos aún de cómo la universidad me iba a ayudar a averiguarlo.
Y me estaba gastando todos los ahorros que mis padres habían conseguido a lo largo de su vida. Así que decidí dejarlo, y confiar en que las cosas saldrían bien.
En su momento me dio miedo, pero en retrospectiva fue una de las mejores decisiones que nunca haya tomado. En el momento en que lo dejé, ya no fui más a las clases obligatorias que no me interesaban y comencé a meterme en las que parecían interesantes. No era idílico. No tenía dormitorio, así que dormía en el suelo de las habitaciones de mis amigos, devolvía botellas de Coca Cola por los 5 céntimos del envase para conseguir dinero para comer, y caminaba más de 10 Km los domingos por la noche para comer bien una vez por semana en el templo de los Hare Krishna.
Me encantaba.
Y muchas cosas con las que me fui topando al seguir mi curiosidad e intuición resultaron no tener precio más adelante.
Os daré un ejemplo.
En aquella época la Universidad de Reed ofrecía la que quizá fuese la mejor formación en caligrafía del país. En todas partes del campus, todos los póster, todas las etiquetas de todos los cajones, estaban bellamente caligrafiadas a mano.
Como ya no estaba matriculado y no tenía clases obligatorias, decidí atender al curso de caligrafía para aprender cómo se hacía.
Aprendí cosas sobre el serif y tipografías sans serif, sobre los espacios variables entre letras, sobre qué hace realmente grande a una gran tipografía.
Era sutilmente bello, histórica y artísticamente, de una forma que la ciencia no puede capturar, y lo encontré fascinante. Nada de esto tenía ni la más mínima esperanza de aplicación práctica en mi vida. Pero diez años más tarde, cuando estábamos diseñando el primer ordenador Macintosh, todo eso volvió a mí.
Y diseñamos el Mac con eso en su esencia. Fue el primer ordenador con tipografías bellas. Si nunca me hubiera dejado caer por aquél curso concreto en la universidad, el Mac jamás habría tenido múltiples tipografías, ni caracteres con espaciado proporcional. Y como Windows no hizo más que copiar el Mac, es probable que ningún ordenador personal los tuviera ahora. Si nunca hubiera decidido dejarlo, no habría entrado en esa clase de caligrafía y los ordenadores personales no tendrían la maravillosa tipografía que poseen.
Por supuesto, era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase, pero fue muy, muy claro al mirar atrás diez años más tarde.
Lo diré otra vez: no puedes conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tenéis que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea.
Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida.

Mi segunda historia es sobre el amor y la pérdida.
Tuve suerte — supe pronto en mi vida qué era lo que más deseaba hacer. Woz y yo creamos Apple en la cochera de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos mucho, y en diez años Apple creció de ser sólo nosotros dos a ser una compañía valorada en 2 mil millones de dólares y 4.000 empleados.
Hacía justo un año que habíamos lanzado nuestra mejor creación — el Macintosh — un año antes, y hacía poco que había cumplido los 30.
Y me despidieron.
¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado?
Bueno, mientras Apple crecía contratamos a alguien que yo creía muy capacitado para llevar la compañía junto a mí, y durante el primer año, más o menos, las cosas fueron bien. Pero luego nuestra perspectiva del futuro comenzó a ser distinta y finalmente nos apartamos completamente. Cuando eso pasó, nuestra Junta Directiva se puso de su parte.
Así que a los 30 estaba fuera. Y de forma muy notoria.
Lo que había sido el centro de toda mi vida adulta se había ido y fue devastador.
Realmente no supe qué hacer durante algunos meses. Sentía que había dado de lado a la anterior generación de emprendedores, que había soltado el testigo en el momento en que me lo pasaban. Me reuní con David Packard [de HP] y Bob Noyce [Intel], e intenté disculparme por haberlo fastidiado tanto. Fue un fracaso muy notorio, e incluso pensé en huir del valle [Silicon Valley].
Pero algo comenzó a abrirse paso en mí — aún amaba lo que hacía. El resultado de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo.
No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado.
Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida. Durante los siguientes cinco años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convertiría después en mi esposa.
Pixar llegó a crear el primer largometraje animado por ordenador, Toy Story, y es ahora el estudio de animación más exitoso del mundo. En un notable giro de los acontecimientos, Apple compró NeXT, yo regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT es el corazón del actual renacimiento de Apple. Y Laurene y yo tenemos una maravillosa familia.
Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba. A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo. No perdáis la fe. Estoy convencido de que la única cosa que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Tenéis que encontrar qué es lo que amáis. Y esto vale tanto para vuestro trabajo como para vuestros amantes.
El trabajo va a llenar gran parte de vuestra vida, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideréis un trabajo genial. Y la única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hagáis. Si aún no lo habéis encontrado, seguid buscando.
No os conforméis.
Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabréis cuando lo hayáis encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejoran y mejoran según pasan los años. Así que seguid buscando hasta que lo encontréis.
No os conforméis.

Mi tercera historia es sobre la muerte.
Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.
Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida.
Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante.
Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón.
Hace casi un año me diagnosticaron cáncer.
Me hicieron un chequeo a las 7:30 de la mañana, y mostraba claramente un tumor en el páncreas. Ni siquiera sabía qué era el páncreas. Los médicos me dijeron que era prácticamente seguro un tipo de cáncer incurable y que mi esperanza de vida sería de tres a seis meses. Mi médico me aconsejó que me fuese a casa y dejara zanjados mis asuntos, forma médica de decir: prepárate a morir.
Significa intentar decirle a tus hijos en unos pocos meses lo que ibas a decirles en diez años. Significa asegurarte de que todo queda atado y bien atado, para que sea tan fácil como sea posible para tu familia. Significa decir adiós.
Viví todo un día con ese diagnóstico.
Luego, a última hora de la tarde, me hicieron una biopsia, metiéndome un endoscopio por la garganta, a través del estómago y el duodeno, pincharon el páncreas con una aguja para obtener algunas células del tumor. Yo estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me dijo que cuando vio las células al microscopio el médico comenzó a llorar porque resultó ser una forma muy rara de cáncer pancreático que se puede curar con cirugía.
Me operaron, y ahora estoy bien. Esto es lo más cerca que he estado de la muerte, y espero que sea lo más cerca que esté de ella durante algunas décadas más. Habiendo vivido esto, ahora os puedo decir esto con más certeza que cuando la muerte era un concepto útil, pero puramente intelectual:
Nadie quiere morir.
Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así tiene que ser, porque la Muerte es posiblemente el mejor invento de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo.
Ahora mismo lo nuevo sois vosotros, pero dentro de no demasiado tiempo, de forma gradual, os iréis convirtiendo en lo viejo, y seréis apartados. Siento ser tan dramático, pero es bastante cierto. Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro.
No os dejéis atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros.
No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior.
Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición.
De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser.
Todo lo demás es secundario.
Cuando era joven, había una publicación asombrosa llamada The Whole Earth Catalog [Catálogo de toda la Tierra], una de las biblias de mi generación. La creó un tipo llamado Stewart Brand no lejos de aquí, en Menlo Park y la trajo a la vida con su toque poético. Eran los últimos años 60, antes de los ordenadores personales y la autoedición, así que se hacía con máquinas de escribir, tijeras, y cámaras Polaroid. Era como Google con tapas de cartulina, 35 años de que llegara Google, era idealista, y rebosaba de herramientas claras y grandes conceptos. Stewart y su equipo sacaron varios números del The Whole Earth Catalog, y cuando llegó su momento, sacaron un último número.
Fue a mediados de los 70, y yo tenía vuestra edad.
En la contraportada de su último número había una fotografía de una carretera por el campo a primera hora de la mañana, la clase de carretera en la que podrías encontrarte haciendo auto-stop si sois aventureros. Bajo ella estaban las palabras:
“Sigue hambriento. Sigue alocado”.
Era su último mensaje de despedida. Sigue hambriento. Sigue alocado.
Y siempre he deseado eso para mí. Y ahora, cuando os graduáis para comenzar de nuevo, os deseo eso a vosotros.
Seguid hambrientos. Seguid alocados.
Muchísimas gracias a todos.

Mi frase

Al nacer lo hago con una página en blanco, sobre la que escribo los bellos versos de mi diario. Rafael Hernampérez

La frase del día

Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo. Mahatma Gandhi

Mi frase

He sido feliz, ha merecido la pena haber vivido. Rafael Hernampérez

La frase del día

Todo fluje, nada permanece. Heráclito de Éfeso

jueves, julio 26, 2007

Mi frase

En la vida, las dificultades y los problemas esconden sorpresas y grandes oportunidades para quienes cogen el timón y osan guiar su barco a través de la tempestad, en lugar de ir a la deriva culpando a los demás. Rafael Hernampérez

La frase del día

Los hombres viven, en general, el presente con una cierta ingenuidad; esto es, sin poder llegar a valorar exactamente sus contenidos. Sigmund Freud

martes, julio 24, 2007

Mi vida en un día

Nazco a este mundo, y mi existencia es un simple suspiro, un fugaz momento, un instante nada más. En mi nacimiento puedo ver la luz de un amanecer, un milagro inexplicable, como mi existencia. Y este mundo al cual he venido a parar está lleno de cosas que despiertan en mi la fascinación, la alegría de aprender, de conocer, de explorar, de ver, de oír, de tocar, de oler, de saborear, de sentir…

Descubro que puedo imaginar, que puedo soñar, que puedo crear ilusiones y transformarlas en realidad mediante mis acciones, haciendo milagros que se añaden a este mundo en el que he venido a nacer, a vivir y a morir.

Y este mundo está lleno de otras existencias tan efímeras como la mía. Y los milagros se multiplican cuando podemos unirnos para crear cosas más y más grandes, a través de la colaboración y de compartir nuestros sueños.

El breve lapso de mi existencia se agota en mitad de la noche, y me digo: “he sido feliz, ha merecido la pena haber vivido”. Y una sonrisa embellece mi rostro mientras mis ojos se cierran, con la esperanza de nacer nuevamente.

La verdad es que he muerto muchas veces, y he vuelto a nacer otras tantas. Nazco cada día, al amanecer, y, como un bebé, me fascino por las cosas que en este mundo existen: los colores, los olores, los sonidos, las texturas…

Cada día lo miro con los ojos de un bebé, descubriendo el olor de un café recién hecho, el color del cielo, las formas de las nubes, las formas y los colores de los árboles y de las plantas de un parque, el sonido que emite un pájaro para recibir el día, sentir la humedad de la lluvia sobre mi piel, el olor de la tierra mojada y la fragancia de los pinos.

Mi esperanza de vida acabará al acabar el día. Por tanto, para esas menos de veinte horas que tengo, no hay sitio para los rencores, ni para los agravios del pasado, ni para las experiencias del ayer. Al nacer lo hago con una página en blanco, sobre la que escribo los bellos versos de mi diario.

En esa breve estancia por este maravilloso mundo, tengo el tiempo suficiente para maravillarme de los milagros que existen, y para maravillarme aún más por los milagros que puedo realizar.

En esa efímera vida he sido dichoso por no estar sólo, por encontrarme con otras vidas que se maravillan de mi sola presencia, de compartir ilusiones y sueños, y poder realizar aún mejores milagros.

Pero en esta corta vida de un día, hay cosas que no se pueden abarcar, cosas que están fuera de mi alcance, cosas que no puedo cambiar. Y para avanzar sin estancarme ni inflingirme ningún daño, es necesario aceptar que no todo está bajo mi control y continuar por otro camino.

Durante esta vida puedo ver cómo otra vida con la que he compartido mi existencia ha desaparecido, como una burbuja de jabón que explota de repente. Mi primera sensación es la pena, pero soy feliz porque he tenido la oportunidad de haber sido testigo de su existencia y por haber compartido momentos entrañables.

Durante esta corta vida de apenas un día, mi único propósito es aprender con el interés y la fascinación de un niño, de soñar e imaginar como un artista, de entregarme a la pasión del trabajo como un profesional, y de ver el resto de los problemas como simples molestias que no durarán más que este preciso día.

Al final del día, a la hora de morir, hago balance de mi vida y sonrío, porque he sido feliz al nacer, he sido feliz mientras vivía, en cada momento, y soy feliz ahora, en el momento en que mis ojos se cierran y me despido de mi vida.

La felicidad no está en tener una vida llena de días, si no en tener muchas vidas plenas de un día. Cada una de estas vidas es como un ladrillo, el cual se va poniendo día a día a la construcción de este mundo. Hay quien se obceca y se estanca en el pasado, en un ladrillo puesto hace tiempo, y el ladrillo de ese día es defectuoso, se coloca mal, y el resto de la construcción se penaliza. Hay quien quiere adelantar la construcción, pero ese ladrillo aún no ha llegado. Por ello, nacer, vivir y morir cada día es el secreto de mi felicidad.


Rafael Hernampérez

lunes, julio 23, 2007

Mi frase

Cada día trae la semilla de la felicidad. Rafael Hernampérez

Zeus y los hombres

Fábula de Esopo que habla sobre lo interior.

Zeus, después de modelar a los hombres, encargó a Hermes que les distribuyera la inteligencia.

Hermes partió la inteligencia en partes iguales para todos y vertió a cada uno la suya.

Sucedió con esto que los hombres de poca estatura, llenos por su porción, fueron hombres sesudos, mientras que a los hombres de gran talla, debido a que la porción no llegaba a todas las partes de su cuerpo, les correspondió menos inteligencia que a los otros.

Moraleja: No es la apariencia de grandeza lo que confiere grandeza, es lo que está por dentro y no se aparenta, lo que nos hace ser lo que realmente somos.

La frase del día

Las cosas sólo dejan de existir cuando se deja de creer en ellas. Gonzalo Torrente Ballester

La frase del día

La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla. Benjamin Franklin

La frase del día

Cada día es una pequeña vida. Horacio

viernes, julio 20, 2007

Mi frase

El amor, los sentimientos, los sueños... se podrán explicar con ciencia, pero se le quita su valor y su belleza. Es como decir que una obra de arte, como un cuadro, es sólo un lienzo manchado de pintura, o que una estatua es un sólo un pedazo de piedra. Rafael Hernampérez

jueves, julio 19, 2007

La estatua del rey

Cuento sufí.

Se cuenta que había una estatua de un rey con un dedo señalador que llevaba la inscripción: "Para obtener un tesoro golpea en este sitio".

Su origen era desconocido, pero generaciones de personas de aquella ciudad habían golpeado, con todo tipo de instrumentos, en el lugar señalado. Esos golpes, sin embargo, dejaron pocas huellas en la dura piedra aunque sí fueron mellando la confianza de la población en sus posibilidades de obtener la riqueza prometida por la inscripción. Algunos empezaron a considerar la estatua como una broma de mal gusto, pensada por algún antepasado que quería demostrar algo que nadie lograba entender. Para otros la frustración era tan grande que pidieron al alcalde de la ciudad que enterrase el monumento para no tener que verse enfrentados cada día a su propia impotencia.

Un día, un artista de un pueblo vecino, un hombre que disfrutaba contemplando la belleza de las formas de todo lo creado, llegó a la ciudad y se quedó conmovido por la belleza de la estatua. Estuvo observando desde todas las perspectivas posibles, el estilo, las formas, los materiales, el color, y hasta el sonido que producía el viento al rozar aquella obra de arte. Y gracias a la amplitud y profundidad de su amorosa mirada le fue posible observar que exactamente al mediodía la sombra del dedo señalador, ignorada por siglos, trazaba una línea en el pavimento al pie de la estatua.

Marcó el sitio, obtuvo los instrumentos necesarios, y con una barra hizo saltar la loza. Esta resultó ser una compuerta en el techo de una caverna subterránea. En ella había extraños objetos, de una hechura tal que le permitieron deducir la ciencia de su manufactura, hacía mucho tiempo perdida, y en consecuencia pudo acceder al tesoro que la inscripción prometía.

La frase del día

Una vida sin propósito es una muerte prematura. Johann Wolfgang von Goethe

La frase del día

No darás tropezón ni desatino que no te haga adelantar el camino. Bernardo de Balbuena

La frase del día

No ha aprendido las lecciones de la vida quien diariamente no ha vencido algún temor. Ralph Waldo Emerson

miércoles, julio 18, 2007

Zeus y las abejas

Breve fábula de Esopo con una moraleja singular.


Envidiosas las abejas a causa de la miel que les arrebataban los hombres, fueron en busca de Zeus y le suplicaron que les diera fuerza bastante para matar con las punzadas de su aguijón a los que se acercaran a sus panales.

Zeus, indignado al verlas envidiosas, las condenó a perder su dardo cuantas veces hirieran a alguno y a morir ellas mismas después.

Moraleja: La envidia no es buena consejera, más bien nos puede llevar a perder lo que ya poseemos.

La frase del día

Vivir es cambiar y ser perfecto es haber cambiado muchas veces. John Henry Newman

La frase del día

El pensamiento crea el mundo a cada instante. André Maurois

La frase del día

Cada día sabemos más y entendemos menos. Albert Einstein

Mi frase

La vida nos enseña muchas cosas, pero somos malos aprendices. Rafael Hernampérez

martes, julio 17, 2007

La escuela (de la vida)

Soy padre, y en mi conciencia recae el peso y la congratulación de la educación de mi hija.

Desde que somos niños nos inculcan la enseñanza, como base de nuestro crecimiento y de nuestro futuro. Pero cuando uno llega a cierta edad, se da cuentade que la escuela no funciona, porque en una sociedad tan avanzada como la nuestra, con tantos adelantos tecnológicos, con tanto dinero e inversiones, con tantas comodidades y sin ninguna carencia, sin embargo, somos los más infelices del mundo.

¿Qué es lo que falla?

Por un lado, sólo nos enseñan ciertas habilidades, como el lenguaje, las matemáticas, las ciencias y algún idioma. Después, en la carrera, estamos obligados a estudiar aquello que nuestras notas nos permiten, no lo que queremos realmente. Los que hemos tenido la suerte de poder estudiar lo que nos gustaba, nos sentimos defraudados al estudiar cosas antiguas que ya no tienen uso ahora, o materias que no utilizaremos nunca.

Pero lo que realmente falla es que no nos enseñan lo fundamental: la vida.

No nos enseñan a afrontar la vida con actitud positiva, no nos enseñan a tratar los problemas, no nos enseñan a ser felices, no nos enseñan a reflexionar sobre la vida, no nos enseñan a tratar diversas situaciones, no nos enseñan a que el éxito en todo (tanto en la vida como en lo profesional), radica en las relaciones humanas, y que el éxito en las relaciones humanas está en forjar un carácter especial, de respeto, de amor, de cordialidad, de buenas maneras, de buen trato, de ser una buena persona.

No nos enseñan a evaluar correctamente una situación, no nos enseñan a no exagerar un nimio problema y salir por la tremenda a la más mínima; no nos enseñan a ser tranquilos y afrontar los grandes problemas con paciencia y sin sobresaltos, no nos enseñan a extraer de las peores situaciones cosas positivas, no nos enseñan a aceptar los varapalos que nos vienen y seguir adelante, no nos enseñan a aceptar el pasado, no nos enseñan que la muerte es un sólo trámite en la vida y que debemos continuar, no nos enseñan que el desamor o la traición también son posibles, y que todo, absolutamente todo, tanto lo bueno como lo malo, también pasará.

No nos enseñan que una sonrisa es más efectiva que un complejo plan, no nos enseñan que todo es muy sencillo y que tendemos a complicarlo todo; no nos enseñan que el futuro no existe y que por ello no debemos preocuparnos; no nos enseñan que todas las respuestas están dentro de nosotros; no nos enseñan que nosotros somos los autores de nuestras limitaciones y de nuestra propia vida; no nos enseñan que nuestros sueños, nuestros pensamientos, nuestras ilusiones, se pueden hacer realidad si creemos de corazón en ellas y somos constantes.

No nos enseñan que lo más importante no es un título, una casa, un coche, una fortuna, una propiedad; no nos enseñan que lo más importante somos nosotros mismos, nuestras familias, nuestros amigos, nuestro amor, nuestra sonrisa, nuestra fe.

No nos enseñan que detrás de cada desgracia hay una gran oportunidad, y que detrás de una dicha se esconde una desgracia. No nos enseñan que el mundo es una imagen de nosotros mismos, y que nos vemos reflejado en él. No nos enseñan que cada segundo recibimos del mundo lo mismo que nosotros le aportamos, que como tratas serás tratado, que lo que dés te será devuelto.

No nos enseñan que la vida es este momento, aquí y ahora; no nos enseñan que en nuestras manos está la oportunidad de cambiar nuestra vida, de conducirla allá donde nuestros pensamientos vuelan; no nos enseñan que las partidas se pueden ganar y se pueden perder, que a veces las cosas salen bien y otras veces salen mal, y que la mayor parte de las veces el resultado es resultado de nuestra actitud y de nuestros pensamientos. No nos enseñan a perder, ni tampoco que la vida no es una competición como nos hacen ver desde que nacemos. No nos enseñan que lo divertido no es ganar, si no disfrutar de nuestras acciones y de los resultados que obtienen los demás y el colectivo en general. No nos enseñan que para ganar nosotros debemos hacer ganar a los demás, que nuestra felicidad depende de la felicidad que regalemos a los demás.

No nos enseñan a vivir en compartimientos estancos, a hacer sólo una cosa cada vez, a ser una cosa cada vez. No nos enseñan a aprender de los errores, y que en vez de maldecir y echarle la culpa de nuestros errores y desgracias a los demás o a la suerte, saber asumir nuestra responsabilidad y no quedarnos quietos, si no a ponernos en marcha y avanzar.

Estas y muchas cosas más son cosas que nos deberían enseñar en la escuela, por encima de una raíz cuadrada, un diptongo, la teoría de la relatividad, el latín o la informática. Estas lecciones son mucho más útiles, porque son la lecciones de la vida, y ellas harán un mundo mejor lleno de individuos mejores y más felices.


Rafael Hernampérez

Zeus y la zorra

Preciosa fábula de Esopo, con un contexto muy común en nuestros días.


Admirado Zeus de la inteligencia y finura de la zorra, le confirió el reinado sobre los animales.

Quiso, no obstante, saber si al cambiar de fortuna había mudado también de inclinaciones, y, hallándose el nuevo rey de paseo en su litera, dejó Zeus caer un escarabajo ante sus ojos.

Entonces la zorra, incapaz de contenerse, viendo al escarabajo revolotear alrededor de su litera, saltó fuera de ésta y, despreciando las conveniencias, intentó atrapar al escarabajo.

Indignado Zeus de su conducta, volvió a la zorra a su antiguo estado.

Moraleja: La naturaleza, o modo de ser de las personas, no se cambian al cambiar de título.

La frase del día

No hay montaña sin niebla; no hay hombre de mérito sin calumniadores. Proverbio turco

La frase del día

El azar no existe; Dios no juega a los dados. Albert Einstein

viernes, julio 13, 2007

Las mejores frases de "El Rincón de la Felicidad"

Si os gustan las citas, os recomiendo un lugar donde se recopilan miles y miles de frases: Citas y Refranes

En este site de incalculable valor y sabiduría, estoy recopilando y publicando mis mejores frases de "El Rincón de la Felicidad". Os animo a visitar este site y a votar las frases que más os gusten.

El enlace directo es: http://www.citasyrefranes.com/?cod=130007&autor=UmFmYWVsIEhlcm5hbXDpcmV6

Sé feliz, aquí y ahora.

Libro "Sé feliz, aquí y ahora"

Ya puedes descargarte mi último libro: Sé feliz, aquí y ahora, a través del siguiente enlace: http://galeon.com/rinconfelicidad/sefeliz.doc

En este libro he recopilado todos los contenidos de mis anteriores libros (El Rincón de la Felicidad 1, 2 y 3, y Neraclem), y que no han sido publicados en este blog. En sus más de 600 páginas encontrarás sabiduría para encontrar la felicidad.

La obra está amparada bajo la licencia CopyLeft, por lo que podrás copiarla e incluso utilizar su contenido (siempre bajo los acuerdos de la licencia CopyLeft).

Sé, feliz, aquí y ahora.

La tela

Cuento sufí.

Se cuenta que un hombre encontró en un baúl, un retazo de una preciosa tela que pertenecía a sus antepasados. Aquel baúl siempre había estado en el desván pero nuestro hombre no tuvo curiosidad por ver lo que contenía hasta el día en que decidió cambiarse de casa y tuvo que efectuar los embalajes para la mudanza. Como entre los de su familia era costumbre llevar turbante quiso hacerse uno con aquel tejido, pero por más que lo intentó no lo logró. Los frustrados intentos le dejaron muy pensativo y preocupado: O su cabeza era demasiado grande o sus predecesores tenían "poca cabeza". Sin darle más vueltas al asunto decidió sacarle partido a aquella herencia y llevó el retal al mercado para venderlo en la habitual subasta de los sábados.

Una vez comenzada la subasta nuestro hombre comenzó a ver, con creciente malestar, como el subastador encomiaba la tela y las ofertas iban subiendo más y más. Consideraba que estaban sobrevalorando el tejido, y no quería engañar a sus vecinos. Su desasosiego llegó al límite cuando se dio cuenta que la persona que hasta entonces había hecho la oferta más alta, era un erudito profesor, muy valorado por sus aportaciones intelectuales en la comunidad. ¡Seguro que un hombre poseedor de tanto conocimiento debe de tener una cabeza más grande que la mía, así que tampoco podrá hacerse un turbante con el trozo de tela de mis antepasados! No puedo tolerar este engaño, pensó. Así que se acercó furtivamente al profesor y le murmuró al oído:

- “¡No vale la pena comprar esa tela, es demasiado corta para un turbante!”

El profesor al escucharle volvió hacia él su rostro y con mirada de asombro le respondió:

- ” ¿En "qué cabeza cabe" que quiera hacerme un turbante con esa reliquia? Voy a enmarcar ese valioso tapiz y colocarlo en un lugar destacado de mi estudio para tener siempre presente la leyenda que lleva bordada: Todo tiene su valor pero hay que saberlo reconocer”.

La frase del día

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro. Albert Einstein

La frase del día

Si ve el fracaso y lo interpreta como catastrófico, puede que el pesimismo ensombrezca su horizonte en el futuro. Sin embargo, verlo como una oportunidad para aprender cambia su mancha de tinta de la realidad porque de repente puede observar las fuerzas conspirando para usted, en lugar de contra usted. Jean Marie Hamel. “Cosas que de verdad importan”

La frase del día

El hombre no debe seguir ciegamente un derrotero fijo. Ángel Ganivet

jueves, julio 12, 2007

La frase del día

No te esfuerces por tener o atesorar más; no te compares con los demás ni compitas con nadie, salvo contigo mismo. Hay personas que siempre andan a la carrera y sin aliento, nada disfrutan y nada les llena y satisface, porque siempre encuentran que los demás son mejores o tienen más éxito. Deja ya de correr sin aliento detrás de quimeras y disfruta de lo que eres y de lo que tienes, pero que no sabes valorar. Bernabé Tierno

La frase del día

Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos. Confucio

Ser feliz

Un verso precioso de autor desconocido. (Gracias, Luna)

Ser feliz no es tener una vida perfecta;
Ser feliz es reconecer que vale la pena vivir
a pesar de todos los desafíos y pérdidas.
Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas
y ser el autor de la propia história.

Anónimo

miércoles, julio 11, 2007

Mi frase

El secreto no es tener una vida de muchos días, si no muchas vidas de un día. Rafael Hernampérez

Hermes y la Tierra

Breve y sencilla fábula de Esopo.


Modeló Zeus al hombre y a la mujer y encargó a Hermes que los bajara a la Tierra para enseñarles dónde tenían que cavar el suelo a fin de procurarse alimentos.

Cumplió Hermes el encargo; la Tierra, al principio, se resistió; pero Hermes insistió, diciendo que era una orden de Zeus.

-Esta bien dijo la Tierra-; que caven todo lo que quieran. ¡Ya me lo pagarán con sus lágrimas y lamentos!

Moraleja: No hay frutos ni recompensa si no hay sacrificio y esfuerzo.

La frase del día

Hay algo más importante que la lógica: es la imaginación. Alfred Hitchcock

La frase del día

El árbol quiere la paz, pero el viento no se la concede. Proverbio chino

La frase del día

Si hacemos el bien por interés, seremos astutos, pero nunca buenos. Marco Tulio Cicerón

lunes, julio 09, 2007

La frase del día

Cuando carecemos de esperanza, vivimos llenos de deseos. Dante Alighieri

Hermes y el escultor

Una sabia fábula de Esopo, alegato a la vanidad.


Quiso Hermes saber hasta dónde le estimaban los hombres, y, tomando la figura de un mortal, se presentó en el taller de un escultor.

Viendo una estatua de Zeus, preguntó cuánto valía.
-Un dracma-le respondieron.

Sonrió y volvió a preguntar:
¿Y la estatua de Hera cuánto?
-Vale más-le dijeron.

Viendo luego una estatua que le representaba a él mismo, pensó que, siendo al propio tiempo el mensajero de Zeus y el dios de las ganancias, estaría muy considerado entre los hombres; por lo que preguntó su precio.

El escultor contestó:
-No te costará nada. Si compras las otras dos, te regalaré ésta.

Moraleja: Nuestra propia vanidad siempre nos lleva a pasar por terribles desilusiones.

La frase del día

Los hombres son como los vinos: la edad agria los malos y mejora los buenos. Marco Tulio Cicerón

La frase del día

El destino del hombre está en su propia alma. Herodoto

viernes, julio 06, 2007

Las mejores frases de "El Rincón de la Felicidad"

Si os gustan las citas, os recomiendo un lugar donde se recopilan miles y miles de frases: Citas y Refranes

En este site de incalculable valor y sabiduría, estoy recopilando y publicando mis mejores frases de "El Rincón de la Felicidad". Os animo a visitar este site y a votar las frases que más os gusten.

El enlace directo es: http://www.citasyrefranes.com/?cod=130007&autor=UmFmYWVsIEhlcm5hbXDpcmV6

Sé feliz, aquí y ahora.

Libro "Sé feliz, aquí y ahora"

Ya puedes descargarte mi último libro: Sé feliz, aquí y ahora, a través del siguiente enlace: http://galeon.com/rinconfelicidad/sefeliz.doc

En este libro he recopilado todos los contenidos de mis anteriores libros (El Rincón de la Felicidad 1, 2 y 3, y Neraclem), y que no han sido publicados en este blog. En sus más de 600 páginas encontrarás sabiduría para encontrar la felicidad.

La obra está amparada bajo la licencia CopyLeft, por lo que podrás copiarla e incluso utilizar su contenido (siempre bajo los acuerdos de la licencia CopyLeft).

Sé, feliz, aquí y ahora.

Hermes y el leñador

Interesante fábula de Esopo que es un tributo a la honradez.


Un leñador que a la orilla de un río cortaba leña, perdió su hacha. Sin saber que hacer, se sentó llorando a la orilla.

Compadecido Hermes de su tristeza, se arrojó al río y volvió con un hacha de oro, preguntando si era esa la que había perdido. Le contestó el leñador que no, y volvió Hermes a sumergirse, regresando con una de plata. El leñador otra vez dijo que no era suya, por lo que Hermes se sumergió de nuevo, volviendo con el hacha perdida. Entonces el hombre le dijo que sí era esa la de él.

Hermes, seducido por su honradez, le dio las tres hachas.

Al volver con sus compañeros, contóles el leñador su aventura. Una de ellos se propuso conseguir otro tanto. Dirigióse a la orilla del río y lanzó su hacha en la corriente, sentándose luego a llorar.

Entonces Hermes se le apareció también y, sabiendo el motivo de su llanto, se arrojó al río y le presentó igualmente un hacha de oro, preguntándole si era la que había perdido. El bribón, muy contento exclamo:

-¡Sí, ésa es!

Pero el dios horrorizado por su desvergüenza, no sólo se quedó con el hacha de oro, sino que tampoco le devolvió la suya.

Moraleja: La divinidad no sólo ayuda a quien es honrado, sino que castiga a los deshonestos.

La frase del día

Los vientos y las mareas siempre están del lado de los navegantes más hábiles. Edward Gibbon

La frase del día

Cuanto mayor es la dificultad, mayor es la gloria. Marco Tulio Cicerón

Mi frase

En todo lo que se emprende con amor, tiene como resultado una felicidad. Rafael Hernampérez

jueves, julio 05, 2007

Las frases de los lectores

Hay muchísimas frases que me dejais en vuestros comentarios, y me gustaría guardar en hojas de piedra con letras incrustadas en oro, para que no se perdieran en el tiempo. Me gustaría publicar algunas frases (siempre con vuestro permiso por delante) de algunos de mis lectores, extraídas de sus comentarios, o bien de sus propios blogs. La verdad es que me encantan:

Descubrir la razón por la qué vivimos es vital, ya que nos proporciona el conocimiento y la libertad para dar dirección, motivo y rumbo nuestras vidas. Carmen alias "Mariposas" (Barcelona)

El valor de las cosas no está en el tiempo que duran, sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables y personas incomparables. Carmen alias "Mariposas" (Barcelona)

El que muestra verdaderamente desprecio a alguien sin duda se está haciendo daño a sí mismo. Carmen alias "Mariposas" (Barcelona)

Despues de las nubes, de las tomentas, siempre sale el arco iris. María alias "Maricuchi"

Búscame para lo malo, que para lo bueno te sobraran amigos. María alias "Maricuchi"

Amarra bien tus principios, por que aunque esten equivocados no tendrán maldad. María alias "Maricuchi"

El que nada tiene para dar es un infeliz. María alias "Maricuchi"

Ojalá yo fuera tan buena persona que no necesitara el perdón de nadie. María alias "Maricuchi"

Las penas son los roesdores que tenemos dentro del alma. María alias "Maricuchi"

Los amigos no son: están. María alias "Maricuchi"

Las mejores frases de "El Rincón de la Felicidad"

Si os gustan las citas, os recomiendo un lugar donde se recopilan miles y miles de frases: Citas y Refranes

En este site de incalculable valor y sabiduría, estoy recopilando y publicando mis mejores frases de "El Rincón de la Felicidad". Os animo a visitar este site y a votar las frases que más os gusten.

El enlace directo es: http://www.citasyrefranes.com/?cod=130007&autor=UmFmYWVsIEhlcm5hbXDpcmV6

Sé feliz, aquí y ahora.

Mi frase

El mayor de los milagros es nuestra capacidad de realizar milagros. Rafael Hernampérez

Hércules y Atenea

Ejemplar fábula de Esopo.

Avanzaba Hércules a lo largo de un estrecho camino.

Vio por tierra un objeto parecido a una manzana e intentó aplastarlo. El objeto duplicó su volumen. Al ver esto, Hércules lo pisó con más violencia todavía, golpeándole además con su maza. Pero el objeto siguió creciendo, cerrando con su gran volumen el camino. El héroe lanzó entonces su maza, y quedó plantado presa del mayor asombro.

En esto se le apareció Atenea y de dijo:

-Escucha, hermano; este objeto es el espíritu de la disputa y de la discordia; si se le deja tranquilo, permanece como estaba al principio; pero si se le toca, ¡mira cómo crece!

Moraleja: La disputa y la discordia son causa de grandes males a la humanidad. Nunca las estimules.

La frase del día

Como no sabían que era imposible lo hicieron. Anónimo

La frase del día

Lo más increible de los milagros es que ocurren. Gilbert Keith Chesterton

La frase del día

Aquel que mira hacia fuera sueña. Aquel que mira hacia dentro despierta. Carl Jung

miércoles, julio 04, 2007

El nacimiento

Ayer nació Irene, producto del amor de dos padres ejemplares y, para suerte mía, grandes amigos.

¿Qué decir de la sensación de observar el milagro de la vida? ¿De ser el protagonista de ese milagro? ¿De ser testigo de algo tan pequeño y tan inocente, durmiendo plácidamente ajeno a los problemas de este pérfido y malvado mundo?

En momentos como éste te planteas muchos interrogantes y te das cuenta de muchas otras cosas en las que no te detienes ni un segundo para pensar.

Esa misma escena la vivieron millones de seres humanos en otras épocas, en otros lugares, en otras circunstancias.

¿Quién puede imaginar qué será en un futuro esa pequeña criatura, la cual sólo atiende a necesidades básicas, como comer y crecer lo más rápido posible?. Una criaturita así fue Jesús de Nazareth, Atila, César, Carlomagno, Napoleón, Gandhi, Santa Teresa de Jesús, Franklin, Beethoven, Mozart, Cervantes, Shakespeare, Lord Byron, Oscar Wilde, Quevedo, Juana de Arco, Hitler, Sadam Hussein, Franco, Mussolini, Torquemada, Leonardo DaVinci, Miguel Angel Buenarroti, Picasso, Vivaldi, Einstein, ...

Cuando te detienes a pesar que apenas unos átomos forman una molécula, que las moléculas pueden llegar a formar células, y éstas un espermatozoide o un óvulo, un feto, un órgano, un bebé, un hombre o una mujer... y que este individuo puede llegar a ser lo mejor o peor, a despuntar por encima del resto, a marcar la senda o el camino de millones de seres humanos, a inspirar a hacer sentir...

Reflexionas sobre todo lo que hemos avanzado en la vida, desde que nacimos, en nuestra infancia, nuestros primeros retos, nuestros primeros éxitos en los estudios o en alguna habilidad, en el trabajo, en el amor, en formar un hogar, una familia...

Es ahí cuando uno se da cuenta que somos tan limitados como creemos ser, que sólo crecemos lo que queremos crecer, que nos expandimos tanto como queremos, y que el único límite está en nuestra propia imaginación. El mayor de los milagros es nuestra capacidad de realizar milagros, y la mayor parte de nosotros no lo sabemos.

Cuando vi a Irene, imaginé una semilla a la que hay que cuidar, regar, podar, enderezar y abonar con constancia y cariño, para obtener un gran árbol, alto, fuerte, longevo y de hermosos frutos.

Y así es el eterno ciclo de la vida: el comienzo de un fin, y el fin de un comienzo.



Rafael Hernampérez

lunes, julio 02, 2007

Tu voz

Precioso relato de autor desconocido que hace honor a la necesidad de la amistad y de las buenas relaciones.


Dos abuelos. Cuarenta años de convivencia fecunda y fiel. Se conocían lo suficiente, como para darse todavía la sorpresa de un malentendido.

Era justo lo que había sucedido esa mañana. El abuelo era un hombre jovial y bastante espontáneo. Impetuoso en sus reacciones, solía irse de boca cuando decía sus verdades. La abuela, en cambio, era más paciente, pero también de reacciones más lentas. Por eso, aquel cruce de palabras que la habían ofendido, la llevó a su respuesta habitual: el mutismo.

El recurso del silencio suele ser frecuente en personas que estén obligadas a una convivencia muy cercana. Sobre todo cuando no existe la posibilidad de escapar a través del grupo. Y estos dos abuelos, pasaban gran parte de la semana solos. Porque sus tres hijos casados no vivan en el mismo pueblo. Y los encuentros solían darse sólo los fines de semana.

Y esto sucedía un día miércoles. La discusión se había dado en horas de la mañana. Para la hora del almuerzo, se comió en silencio. El televisor llenó un poco el vacío, sin solucionar el problema. El mate de la tarde los vio reunirse dentro del mismo clima. Y llegada la cena, continuaban en el mutismo por parte de la abuela.

Al abuelo ya se le había pasado totalmente el mal rato, y quería que le sucediera lo mismo a su compañera. Pero, evidentemente, ésta era de reacciones más lentas. Por tanto haba que encontrar una manera de hacerla hablar, sin que ello significara capitulación por ninguna de las dos partes. Porque el asunto que los había distanciado era una intrascendencia, y no valía la pena volver sobre ello.

Cuando ya se iban a acostar, al abuelo se le ocurrió una idea. Se levantó con cara de preocupado, y abriendo uno de los cajones de la cómoda, se puso a buscar afanosamente en él. Sacaba la ropa y la tiraba sobre la cama. Luego de haber vaciado ese cajón, lo cerró con fuerza y se puso a hacer lo mismo con el siguiente. Cuando ya se decidía a hacer lo mismo con el tercero, la abuela rompió el silencio y preguntó entre enojada y preocupada:

- Se puede saber qué diablos estás buscando?

A lo que contestó su marido con una sonrisa:

- ¡Si! Y ya lo encontré: Tu voz, querida.

La frase del día

Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras. William Shakespeare

La frase del día

No entiendo por qué el que es dichoso busca mayor felicidad. Marco Tulio Cicerón

domingo, julio 01, 2007

Mi frase

El camino hacia el Cielo pasa por el Infierno. Rafael Hernampérez

El atrapasueños

En esta ocasión mi post es la transcripción de la letra de una hermosa canción de Mago de Oz. Tanto la música como la letra me inspiran plenamente. Espero que a vosotros también.


Dichoso es el que ve
Que cielo y horizonte,
Condenados están
A tenerse que entender.

Juicioso es el que cree
Que no existe partida
En la que no haya que
Arriesgar para vencer.

La felicidad no consiste en todo tener
Si no en saber sacar,
lo bueno que te da.

Ve antes salir el sol,
Un águila o un halcón
Que una legión de buhos en formación.

Yo te mostraré,
Que todo en esta vida
Lo puedes tener,
Si en ti logras creer,
Y te enseñaré a vencer a tu enemigo
Que no son los demás,
Eres tú, ¡¡eres tú!!.

Hay que fracasar,
Y a veces fondo tocar
Para ver la luz,
Y esta vida apreciar.

La felicidad no consiste en todo tener
Si no en saber sacar,
lo bueno que te da.

Yo te cantaré una nana,
Y mi voz te arropará,
Y en tus sabana mi aliento,
Las pesadillas se irán.

Y algún día se cumplirán,
Todos tus sueños se harán realidad,
Y mañana amanecerá,
El atrapasueños yo soy.

Y algún día se cumplirán,
Atrapo sueños, enjaulo el dolor,
Y mañana amanecerá,
El atrapasueños yo soy.

Y algún día se cumplirán,
Todos tus sueños se harán realidad,
Y mañana amanecerá,
El atrapasueños yo soy.

Y algún día se cumplirán,
Atrapo sueños, enjaulo el dolor,
Y mañana amanecerá,
El atrapasueños yo soy.